Bancos de Tiempo y Conocimiento: El valor de un compromiso, el valor del tiempo

Bancos de Tiempo y Conocimiento: El valor de un compromiso, el valor del tiempo

 
Una breve reflexión sobre la esencia y el propósito de los Bancos del Tiempo, y comprobar si esa importancia y valor que el tiempo tiene, ahora más que nunca, y su uso como herramienta de intercambio, los podríamos extrapolar a otras actividades fuera del ámbito comunitario de carácter social (donde se desarrolla prioritariamente la red de intercambios en estos Bancos de Tiempo) y puedan ser de carácter más Profesional, sin perder el sentimiento de pertenencia, equidad e identidad de las Comunidades de trabajo colaborativo.

 Me pregunto si podrían ser un ejemplo, los equipos o redes de trabajo, una asociación, un encuentro de comunidades colaborativas entre espacios de coworking, los encuentros de Networking, o los equipos de alto rendimiento donde la importancia resida en la interacción entre los miembros del equipo y no tanto en la elección o el perfil de los integrantes. …

 Somos realmente capaces de dinamizar comunidades a partir del deseo de conocer a otras personas y confiar en ellas, cómo trabajaremos correctamente este escenario en el que sólo se da un trueque de necesidad con habilidad, utilizando como herramienta de intercambio exclusivamente el tiempo…

Los Bancos de Tiempo, fomentan la interacción, a través de una red de intercambio de conocimientos, habilidades y servicios utilizando unicamente esta herramienta. El único compromiso en esta iniciativa, en la que todo el mundo gana,(relación win-to-win) será contribuir con nuestras habilidades, con nuestro conocimiento, con nuestro “tiempo”.

 

 

La importancia para que esta relación e interacción funcione reside en la necesidad de que sea EL TIEMPO y el valor del TIEMPO la esencia primera, lo fundamental.

No sé si la valoración que hacemos del tiempo pueda quedar siempre claramente desvinculada de una transacción monetaria, tal vez la sociedad en la que vivimos nos incline a actuar de esa manera.

Pensar entonces en poder intercambiar cualquier habilidad o conocimiento esperando un resultado sujeto exclusivamente al valor del tiempo, puede resultar difícil en transacciones de servicios o necesidades fuera del ámbito social.

En este entorno se “sobreentiende” la solidaridad y la colaboración, pueden ser atividades socio-culturales o actividades relacionadas con necesidades de la vida diaria

 

Lo importante así, será que si el propósito, el fin y la moneda de cambio, es el tiempo, la naturaleza de la actividad, habilidad o las características del servicio con el que “llene ese tiempo” no han de ser más o menos valiosas o importantes.

Y creo que ahí podría estar la clave de la reflexión, qué conceptos identificar como importantes, y por supuesto la definición que demos a estos términos.

 

Me gustaría resaltar los término de tiempo, valor, compromiso e intercambio, sin olvidar el propio concepto de banco

Si nos aproximamos al Diccionario de la RAE podemos encontrar 10 entradas en la definición del término banco y hasta 13 frases construidas a partir de él para significar multitud de situaciones, lugares ó estados. Si lo hacemos con el término tiempo comprobamos hasta 18 acepciones y 58 expresiones de las que forma parte y a las que aporta significado.

Ante esta riqueza de usos, en este punto nos podemos preguntar qué significado debe tomar un Banco del Tiempo, a partir de tantas posibles variantes y sin encajar una combinación especifica para él en ninguna en concreto.

 

Casi la mayoría de expresiones recogidas que incorporan banco lo hacen con su sentido más habitual, el que mejor conocemos, el banco como banco de inversiones, financiero, comercial, de negocios ó banco central.

Pero existen también un banco azul (lejos de significar nada cercano a su color), hay también bancos de datos, de arena, de hielo, de niebla, de piedra, de pruebas y hasta un banco de la paciencia (en el alcázar de los navíos).

 

Aproximándonos al tiempo, comprobamos que hay un tiempo absoluto, compartido, compuesto, un medio tiempo, un tiempo de fortuna, de pasión, geológico, relativo, verdadero, solar, inmemorial, pascual, de reverberación ó simple!.

En esta breve reflexión acerca de la importancia de gestionar el tiempo de una forma colaborativa y compartida, en un tiempo en el que su relevancia y su valor se nos han hecho tan presentes, un tiempo que comprende desde el momento más breve o concreto, hasta la fase, el período, la etapa y la época . Tiempo es lo cercano y lo lejano

Si fuera posible “enriquecer” el concepto de Banco de Tiempo y llevarlo o adaptarlo a otras “realidades” o relaciones cotidianas, incluidas las económicas (si se puede entender una economía sin dinero) optaría por un banco como un escenario de experimentación para diferentes ideas, herramientas e iniciativas que desde la innovación y la creatividad permitiera dinamizar nuevas redes de colaboración. Un banco de pruebas, donde simular las condiciones de funcionamiento pretendido o esperado a los problemas; también con las características de un banco de la paciencia.

La confianza, el apoyo mutuo, la interacción, la diversidad, el compromiso mutuo e incluso el propio “devenir del tiempo” son características que se dan en equipos de trabajo de alto rendimiento, y también de alguna manera sería bien recibidas en los Bancos de Tiempo.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir a la barra de herramientas